Las hipotecas se endurecen aunque la banca cuenta con mayor liquidez

17.01.2012

Tres sucesos ocurridos recientemente, como son el descenso del Euribor, la disminución de los tipos por parte del Banco Central Europeo y la inyección de liquidez generada por éste a favor de la banca, llevarían a pensar que el grifo de los préstamos se reabriría. No obstante no ha sido así; por el contrario las entidades financieras se han empeñado en endurecer las condiciones para el otorgamiento de préstamos hipotecarios.

En efecto, no sólo exigen una mayor solvencia a sus clientes, sino que han aumentado la tasa de interés significativamente. De cobrar desde Euribor+0,25%, a inicios del año pasado, han comenzado este 2012 con tasas en el orden del Euribor+3,00%.

Así, por ejemplo, la hipoteca ligera de tuBancaja (ahora denominada tuHipoteca Ligera Bonificada), ha subido su tasa desde Euribor+1,20% a Euribor+2,50%, subiendo igualmente el interés fijo que cobra el primer año hasta el 4,80% y agregando mayores vinculaciones para disfrutar de la tasa “bonificada”.

La hipoteca Activa Plus de ActivoBank (Grupo Banco Sabadell) que solía ser una de las mejores del mercado en menos de un semestre ha incrementado el diferencial sobre el Euribor del 0,49% al 1,25%.
A su vez, la tan publicitada hipoteca Sin Más de Bankinter, que contempla la dación en pago, aumentó la tasa de Euribor+1,50% a Euribor+2,75%, en el caso de que se contrate con vinculaciones, subiendo el diferencial, en los casos en que no hay vinculación, de un 2,55% a un 3,75%.

Para citar un último ejemplo, la hipoteca Plus Onetic del Novagalicia Banco se incrementó desde Euribor+1,04% a Euribor+1,25%, eliminando además la posibilidad de conseguir hipotecas para segundas residencias.

La razón de esta política de restricción de préstamos hipotecarios no sólo la encontramos en la desconfianza aún presente generada por la crisis de la deuda de la eurozona, sino básicamente en los requerimientos hechos por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) para que la banca incremente su capital, que la ha obligado a desapalancar, es decir, a reducir sus préstamos en general como forma de cumplir con los ratios de solvencia que dicho organismo regulador ha exigido.